La industria cosmética en la lupa: aplicarán un índice que mide la sostenibilidad de sus productos

‘Green Impact Index’ permite conocer el impacto social y medioambiental de los cosméticos que se utilizan en las rutinas de belleza.

Ingredientes biodegradables, packagings reciclados y reutilizables, fórmulas que ahorran agua… Las estrategias con las que la industria cosmética busca conquistar la sostenibilidad son diversas, pero lo que no puede quedar a la elección es la meta común: preservar nuestro planeta.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible establecidos por las Naciones Unidas en su Agenda 2030 hacen especial hincapié en la importancia de cuidar los ecosistemas naturales -sobre todo los marinos, tan afectados por algunos ingredientes cosméticos y por la contaminación de los plásticos- y en reducir el consumo de agua. ¿Cómo pueden las firmas demostrar -de manera objetiva y más allá del marketing- que se están esforzando en esta línea? 

El grupo Pierre Fabre lanzó una herramienta que soluciona ese reto, un índice que clasifica sus productos según su impacto medioambiental y social y cuenta con la revisión de una entidad externa. 

Igual que otras grandes empresas del sector, hace años que Pierre Fabre comenzó a lanzar iniciativas para reducir el impacto de sus marcas en el medioambiente. Concretamente fue en 2019 cuando se creó la Green Mission Pierre Fabre, “entidad del grupo que crea e impulsa sus iniciativas en términos de naturalidad y desarrollo sostenible”. Para medir y comunicar los proyectos que este equipo lleva a cabo, han ideado ahora Green Impact Index, una herramienta que permite evaluar sus productos a partir de 20 criterios de sostenibilidad eco-social y clasificarlos así con una letra de la A (para los más respetuosos) hasta la D (el nivel inferior). Igual que el Nutriscore valora los alimentos, o la Calificación Energética, los electrodomésticos y los edificios, este índice pretende ayudar al consumidor a elegir según sus intereses.

Entre los aspectos que se tienen en cuenta en esta evaluación encontramos el envase, la fórmula o el impacto que tiene la fabricación del producto y su transporte. También se incluyen criterios sociales, como las etiquetas bio o vegano, o la implicación en los programas de responsabilidad social de la marca. Por el momento, se han clasificado productos de Eau Thermale Avène, A-derma, Klorane, René Furterer, Naturactive y Pierre Fabre Oral Care, aunque el plan de la empresa es ir ampliando este análisis paulatinamente para asegurar que, en 2023, el 50% de su catálogo sea “eco-socio-sostenible”. A final de año se publicarán los nuevos resultados y un organismo tercero independiente, AFNOR Certification, será el encargado de auditarlos para garantizar la fiabilidad.

_________________
Accede a otros artículos sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible en redsostenible.com y síguenos en Facebook, Instagram, Twitter, YouTube, LinkedIn y TikTok.