En California, las empresas que produzcan basura tendrán que pagar por su reciclaje

La nueva ley de plásticos de California podría cambiarlo todo: transfiere el coste del reciclaje a la industria desde los municipios y sus contribuyentes.

Estados Unidos crea más basura plástica que cualquier otro país y ocupa el tercer lugar entre las naciones costeras que contribuyen con residuos, basura arrojada ilegalmente y otros residuos mal gestionados en sus playas. Sin embargo, incluso con tal abundancia de plástico desechable (los científicos midieron 46 millones de toneladas en 2016), Estados Unidos consigue reciclar algo menos del 9% cada año.

Por eso, cuando el gobernador Gavin Newsom firmó hace un mes la amplia legislación de California sobre los residuos plásticos, el momento se anunció como un cambio transformador que podría redefinir la forma en que el país en general se ocupa de la creciente cantidad de residuos plásticos.

“No se puede exagerar la magnitud de esta legislación”, dice Anja Brandon, analista de políticas sobre plásticos de Ocean Conservancy, que participó en las largas negociaciones para elaborar el proyecto de ley. “Es la primera legislación en todo el mundo que exige una simple reducción de la cantidad de plástico”.

La nueva ley pretende cubrir varios aspectos clave a la vez. El más importante es que exige una reducción del 25% de los plásticos en los productos de un solo uso en California para 2032, algo inédito en los esfuerzos reguladores en EE.UU. para frenar el crecimiento de la fabricación de plásticos, que se prevé que se triplique a mediados de siglo hasta alcanzar los 32 millones de toneladas al año. La reducción puede lograrse reduciendo el tamaño de los envases y cambiando a envases rellenables o fabricados con otros materiales, como el papel o el aluminio reciclables. Según los cálculos de Ocean Conservancy, esas reducciones de envases eliminarían casi 23 millones de toneladas de plásticos de un solo uso en la próxima década. Los californianos tiran unos 4,5 millones de toneladas de plástico al año, según CalRecycle, la agencia estatal de gestión de residuos.

La nueva ley también exige que el 30% de los plásticos se reciclen en 2028, y que el porcentaje aumente hasta el 65% en 2032, lo que supone un gran salto. Además, exige a la industria la creación de un fondo de 5000 millones de dólares (casi 5000 millones de euros) durante la próxima década para ayudar a las comunidades de bajos ingresos afectadas por los efectos de la contaminación plástica.

Por último, transfiere el coste del reciclaje a la industria desde los municipios y sus contribuyentes. Esta práctica, conocida como responsabilidad ampliada del productor (RPE), se utiliza en la Unión Europea (UE) desde los años 90 y se le atribuye el mérito de haber aumentado las tasas de reciclaje en Europa occidental, que rondan el 40%. En España la tasa de reciclaje de los envases de plástico se sitúo cerca del 50% en 2020.

Canadá inició el año pasado un programa de EPR de este tipo. Otros países, como la India, están redactando normas de RPE. En Estados Unidos, la EPR se ha presentado en el Congreso, pero hasta ahora no ha obtenido la aprobación. El cambio de California a la EPR sigue a Oregón, Maine y Colorado, que han aprobado versiones ligeramente diferentes.

“Ha tardado mucho en romperse la presa en Estados Unidos”, afirma Ted Siegler, experto en residuos y socio de DSM Environmental Services en Vermont. Siegler ha trabajado con países de todo el mundo para desarrollar sistemas de gestión de residuos, y desde hace tiempo es partidario de exigir a la industria que financie el coste de procesar la basura en que se convierten sus productos. “Tendrán que pasar varios años antes de que veamos si alguna de estas leyes de EPR aquí va a funcionar”.

El largo alcance de California
Se espera que la nueva ley provoque cambios en la industria del plástico mucho más allá de las fronteras de California. Al ser el estado más poblado y la quinta economía del mundo, California influye en los mercados de un modo que otros estados no pueden. Los fabricantes de automóviles, por ejemplo, acordaron seguir las normas de emisiones de combustible de California, que son más estrictas que las federales. En cuanto a los plásticos, los expertos predicen que las líneas de envasado de productos, por ejemplo, se adaptarán a las normas de California, independientemente de dónde se vendan los productos.

“Es muy probable que una empresa nacional o mundial realice esos cambios a nivel global o nacional, y no sólo para el estado de California o Maine”, afirma Siegler. Pero también advirtió que no se debe confiar en que la nueva ley esté a la altura de los efusivos elogios que recibe como hito: “Mi experiencia con las medidas de reducción de residuos es que siempre han fracasado a la hora de cumplir los objetivos de reducción establecidos en la legislación. Sería estupendo que lo consiguieran (en este caso). La prueba estará en la aplicación”

Normativas más estrictas en otros lugares
La UE sigue siendo líder mundial en la regulación de los productos, envases y residuos de plástico. Ha prohibido 10 tipos de productos de plástico de un solo uso, entre ellos los envases de alimentos y bebidas de poliestireno expandido o espuma, las pajitas y los agitadores de bebidas, y determinados plásticos biodegradables. La UE también está revisando la normativa para reducir todos los envases. Y, para apoyar el uso de plástico reciclado, está estudiando la posibilidad de establecer objetivos obligatorios de contenido reciclado en los envases, vehículos y productos de construcción.

Otros países también han adoptado un enfoque nacional. La prohibición nacional de los plásticos de un solo uso en la India, anunciada a bombo y platillo el pasado otoño, entró en vigor el 1 de julio. Más de tres docenas de países, la mayoría de ellos en África, han prohibido las bolsas de plástico para la compra, el producto de consumo más utilizado del mundo.

En Estados Unidos, los esfuerzos para frenar los residuos de plástico han sido variados en función del estado. Ocho estados han prohibido las bolsas de plástico para la compra. Cinco estados han prohibido los envases de alimentos de poliestireno expandido, o espuma. La industria del plástico ha conseguido convencer a los legisladores de más de una docena de estados para que aprueben leyes que impidan estas prohibiciones de productos.

La legislación federal, que incluye una disposición que exige una tasa sobre la producción de plástico virgen utilizado para fabricar plásticos de un solo uso, está atascada en el Congreso. El objetivo de esta disposición es igualar las condiciones de producción de plástico: en Estados Unidos, fabricar plástico a partir de plástico virgen es mucho más barato que hacerlo a partir de plástico reciclado, y esa economía contribuye a la creciente acumulación de basura plástica en todo el mundo. Mientras tanto, el Gobierno de Biden anunció el mes pasado un plan para eliminar los plásticos de un solo uso en los parques nacionales y otros terrenos públicos para 2032.

California ya está a la cabeza del país en la regulación de los plásticos, habiendo prohibido las bolsas en todo el estado y el poliestireno expandido en 128 ciudades. El año pasado prohibió el uso del común símbolo circular de reciclaje, que se encuentra en la parte inferior de los envases, en los casos en que el envase no sea realmente reciclable.

Sin embargo, los esfuerzos por aprobar una legislación más exhaustiva han sido esquivos hasta este año. Esta vez, el éxito se debió, en gran medida, a que la industria del plástico se unió a otros actores para llegar a un acuerdo que evitara que, tras las elecciones estatales de noviembre, se presentara una iniciativa más estricta sobre los plásticos, conocida como ley “antiplásticos”.

No se puede complacer a todo el mundo
Aun así, no todo el mundo está contento con el resultado. El Consejo Americano de Química, un grupo comercial de la industria apoyó explícitamente el esfuerzo por tumbar la medida en la votación, elogió la nueva ley, aunque con reservas. En un comunicado, Joshua Baca, vicepresidente de plásticos del grupo, dijo que la ley “no es la legislación óptima para conducir a California hacia una economía circular”, pero se comprometió a trabajar con los legisladores de California para perfeccionar varias disposiciones.

Judith Enck, ex administradora regional de la EPA y fundadora del grupo activista Beyond Plastics, criticó a los legisladores por no prohibir el poliestireno expandido y por no cerrar las lagunas que, según ella, pueden permitir a los productores de plásticos evitar el cumplimiento de sus objetivos. “Cuando el polvo se asiente, habrá algo de remordimiento”, dice. “La de ‘mejor que nada’ no es una buena estrategia”.

Enck también criticó el programa de EPR por permitir que la industria organice los procedimientos de EPR y cobre las tasas, aunque la autoridad final para supervisar el programa recae en CalRecycle, la agencia estatal. “Los responsables de la política medioambiental no pondrían a la industria de los combustibles fósiles a cargo de la reducción de los gases de efecto invernadero, así que ¿por qué ponemos a la industria de los envases a cargo de la reducción de los mismos?”, se pregunta.

Recology, la empresa de reciclaje con sede en San Francisco que aportó el capital inicial para llevar la iniciativa ciudadana para que se votara, elogió la nueva ley por sus disposiciones de EPR y sus esfuerzos para reducir los envases de plástico, pero dijo en un comunicado que se necesitarán aún más legislación y financiación adicional.

“Como empresa de reciclaje, Recology está haciendo todo lo que puede, pero los fabricantes y sus empresas de envasado están produciendo demasiados plásticos en total y demasiados tipos diferentes de plásticos”, dijo la empresa.

Recology, que presta servicio de reciclaje y compostaje a casi 150 comunidades de los tres estados de la Costa Oeste (California, Oregón y Washington), sí aconseja a los consumidores que pongan de su parte: “Cada vez que evitamos el plástico al comprar, enviamos mensajes directos a las marcas y a sus empresas de envasado. Si no lo compramos, no lo fabricarán”.

Al final, lo que diferencia a la nueva ley de plásticos de California es la exigencia de reducir la producción de plástico, dice George Leonard, científico jefe de Ocean Conservancy.

“Va al centro de la cuestión: el crecimiento de la producción de plástico como motor del cambio medioambiental. ¿Lo es todo? No. Pero va a encarar el problema de una forma más práctica que todo lo anterior”.

_________________
Accede a otros artículos sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible en redsostenible.com y síguenos en Facebook, Instagram, Twitter, YouTube, LinkedIn y TikTok.