Crece el número de ciudades que prohíbe fumar en sus playas

Cinco billones de colillas que tardan entre 10 y 12 años en descomponerse van a parar al mar cada año.

El problema del tabaco no son solo sus nefastas consecuencias sobre la salud de fumadores y fumadores pasivos, sino también el impacto sobre el medioambiente de los restos que los fumadores dejan a su paso: orillas y aguas plagadas de colillas. Cinco billones de colillas que tardan entre 10 y 12 años en descomponerse van a parar al mar cada año. La problemática incluso dio origen a la fundación de la ONG ‘No más colillas en el suelo’.

Ahora, eliminar las colillas de las playas parece un sueño que aspira a convertirse en realidad. A la lista de ciudades costeras que se declaran libre de humo, ahora se suman las famosas playas de Miami Beach, EEUU.

Por su parte, México ha puesto en vigor una de las leyes antitabaco más estrictas del mundo al promulgar una prohibición total de fumar en lugares públicos. El primer paso de esta ley se dio en 2021 y también incluye la prohibición de la publicidad del tabaco.

Otros países latinoamericanos también han aprobado leyes para crear espacios públicos libres de humo, sin embargo, la legislación de México se considera la más sólida y amplia de la región. Equivale a una de las leyes antitabaco más estrictas del mundo.

No más cigarrillos en las playas de Miami Beach

Desde el 1 de enero está prohibido fumar cigarrillos con filtros en las playas de Miami Beach, una ordenanza que busca proteger el medioambiente de piezas sintéticas que contienen los cigarrillos.

El comienzo del año trajo consigo una pena de u$s100 y hasta 60 días de cárcel para quienes fumen en los parques municipales o playas públicas de la ciudad de Estados Unidos. Esto rige para todos los habitantes y turistas que se acerquen a uno de los principales destinos para vacacionar.

El ingeniero civil John Michael Pierobon, de la organización Tobacco Free Partnership, afirma que los activistas anti-tabaco llevan ocho años peleando para librar a las playas de Florida del humo y las colillas y en 2022 vieron, por fin, que sus esfuerzos dieron algún resultado, aunque no todos lo que persiguen.

“Algo es algo”, dice como consuelo Pierobon, que fue uno de los impulsores de una ley aprobada este año por el Congreso estatal y firmada en junio pasado por el gobernador de Florida, Ron DeSantis, que deja en manos de las autoridades municipales la decisión de prohibir o no fumar en las playas y parques de cada ciudad.

La ley exceptúa a nivel estatal los cigarros sin filtro, algo que, según Pierobon, obedece a intereses personales de integrantes del Congreso de Florida que son propietarios de compañías fabricantes de puros o son amantes de esos productos.

Acabar con la excepción e incluir a los parques del estado de Florida en el paquete prohibicionista son los objetivos de los activistas para 2023 y los años venideros, dice Pierobon, quien da por seguro que será una larga y compleja tarea.

Una primera multa acarreará el pago de USD 100, subiendo a USD 200 por la segunda y USD 300 por la tercera. Adicionalmente, podrías enfrentar hasta 60 días tras las rejas.

Los filtros están hechos de microfibras de plástico, lo que retrasa por años su proceso de biodegradación. También contienen materiales tóxicos, como el arsénico, que afectan a los animales que los digieren, especialmente a las aves costeras. Además, son difíciles de limpiar.

En Miami Beach, si se cumple la ley, no habrá más colillas ni filtros en la arena, como ya ocurre en las playas de California y Hawái, dos estados turísticos que hace tiempo que prohibieron fumar en playas y parques.

“Nosotros tenemos la responsabilidad de proteger este paraíso, que a la vez es el motor económico de la ciudad”, señala el concejal Alex Fernández, impulsor de la ordenanza que entró en vigor el 1 de enero en Miami Beach.

No está previsto crear espacios acotados para fumadores en Miami Beach, como sí se comprometió a hacer Deerfield Beach, otra ciudad del sur de Florida que ha prohibido fumar en parques y playas. Los fumadores lo reclamaron, expresa Pierobon.

Según dice Fernández, en Miami Beach se tuvo que llegar a la prohibición, porque los fumadores no fueron capaces de llevarse consigo los restos de su hábito cuando fuman en parques y playas.

México endurece su ley antitabaco

El gobierno de México amplió la prohibición de consumir tabaco en diversos espacios públicos, desde playas hasta parques, así como su publicidad en cualquier medio de comunicación.

La medida quedó oficializada a través de un decreto presidencial de la administración de Andrés Manuel López Obrador, que modifica la ley nacional para el control del tabaco, y que apunta a “la regulación para la protección contra la exposición al humo de tabaco y sus emisiones”, según el documento publicado en diciembre pasado.

Para ello, amplió la lista de espacios de “concurrencia colectiva” donde no se podrá “consumir o tener encendido cualquier producto de tabaco o nicotina”.

Entre dichos espacios se cuentan patios, terrazas, balcones, parques de diversiones, áreas donde se congreguen niños y adolescentes, espacios deportivos, playas, centros de espectáculos y entretenimiento, canchas, estadios, arenas, plazas comerciales, mercados, hoteles, paraderos de transporte, entre otros.

Las áreas públicas de prisiones y centros de detención también están sujetas a la prohibición, detalla el decreto.

Se prohíbe toda publicidad de cigarrillos

La reforma legal busca “establecer el control, fomento y vigilancia sanitaria” de sus productos y en particular prohibir “toda forma de publicidad, promoción y patrocinio de los mismos”.

Bajo esta premisa, los consumidores de tabaco solo podrán conocer de la disponibilidad y precio de sus productos preferidos mediante listas escritas con sus precios, pero “sin logotipos, sellos o marcas”.

La prohibición de la promoción y publicidad del tabaco incluye también aquella realizada a través de redes sociales, por servicios de streaming, a través de “influencers” o cualquier otra forma de mercadotecnia digital, según detalla el decreto.

Posturas en contra

La patronal mexicana Coparmex de la Ciudad de México rechazó la implementación del decreto, alegando una afectación económica a los pequeños comercios que venden cigarros y una violación al derecho de los consumidores adultos a decidir.

“De las 85 mil tiendas de abarrotes existentes en la Ciudad de México, estas llegan a generar hasta el 25% de sus ventas por este producto“, señaló la Coparmex en un comunicado difundido el viernes.

La capital mexicana lidera las políticas antitabaco en el país. En junio pasado, el gobierno local prohibió fumar en espacios del centro histórico como el Zócalo -plaza principal- bajo pena de multas que van desde 50 hasta 170 dólares.

Se estima que en México, un territorio de 126 millones de habitantes, existen unos 15 millones de fumadoresde los cuales 5% (684.000) son adolescentes de 12 a 17 años, según datos del Instituto Nacional de Salud Pública.

_________________
Accede a otros artículos sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible en redsostenible.com y síguenos en Facebook, Instagram, Twitter, YouTube, LinkedIn y TikTok.